Basílica

En el solar del antiguo Palacio Nuevo, lugar de nacimiento de San Francisco Javier, la XV Duquesa de Villahermosa construye la actual Basílica inaugurada en 1901

“Id por todo el mundo y haced discípulos entre todos los pueblos” (Mt 28,19)

 

Historia

En el lugar que los padres de S. Francisco Javier construyeron el llamado Palacio Nuevo, para las habitaciones de la familia, con el tiempo se construyó una pequeña Iglesia como memoria de que allí había nacido el santo. La Duquesa de Villahermosa, descendiente de la familia de Javier, encargó al arquitecto Ángel Goicoechea la construcción de una nueva Basílica entre 1896 y 1901, más acorde con el esplendor que pretendía para la zona. En su pavimento se señalan los muros del Palacio Nuevo y se ha colocado una placa recordando el lugar del nacimiento de Francisco.

Portada

De estilo neo-románico, contiene en el tímpano los nombres de los distintos lugares de Europa, África y Asia que recorrió Francisco. En los capiteles se han tallado diversas escenas que ilustran la vida del santo.

Altar mayor

Resalta la gran imagen de San Francisco Javier de J: Suñol, flanqueada por doce santos jesuitas (a su derecha: Francisco de Borja, Pedro Claver, Francisco Regis, Francisco de Jerónimo, Pablo Miki y el beato Ignacio Acebedo; a su izquierda: Luis Gonzaga, Juan Berchmans, Estanislao de Kostka, Alonso Rodríguez, Juan de Goto y Diego Kisay). Sobre varias puertas se encuentran pinturas italianas obra de Caparoni. El conjunto puede acoger unas 300 personas.

Cripta

La cripta, construida bajo la iglesia para salvar el desnivel del terreno, contiene los monumentos sepulcrales de los Duques de Villahermosa y de la familia Goyeneche.

Fotos Basílica
Fotos Basílica
Fotos Basílica
Fotos Basílica
Fotos Basílica